De herederos y pintores: Comité Central de la Pintura Chilena en D21


De herederos y pintores: Comité Central de la Pintura Chilena en D21


Por Sergio Soto Maulén

 

Hace aproximadamente tres semanas fue inaugurada en galería D21 Proyectos de Arte la exposición Comité Central de la Pintura Chilena, curada por el artista visual Gonzalo Díaz. La muestra consiste de una recopilación de obras que han realizado dos jóvenes chilenos: Ivo Vidal y Jorge (Jojo) Salazar, ambos egresados de la Universidad de Chile. Entre pinturas, instalaciones, videos, objetos y otros, la curatoría del premio nacional de artes no esconde su pretensión: promover y delimitar una escena artística local.

Encontrar nociones de estilo o aspectos formales, temáticos y discursivos que permitan definir una escena no es una tarea fácil, ni siquiera para un historiador, que incluso con distancia temporal, difícilmente logra dilucidar el contenido epocal necesario para la formulación de cualquier tipo de relato. El gran desafío de Gonzalo Díaz en este caso fue ese; reflexionar en torno a lo contemporáneo, hacia la estructuración de ciertas nociones que den cuenta del arte chileno (joven) actual.

Algo confundido me sentí antes de entrar al departamento 21. Supongo que fue la mirada desconfiada del conserje al verme entrar rápido al edificio, junto con la extrañeza que me generó escuchar un sonido parecido al de una máquina, que el día de la inauguración no noté.  Pasando la puerta estaba el origen del sonido, justo en la esquina derecha, entre reinterpretaciones de símbolos corporativos y archivos de prensa, una especie de ensamblaje, una instalación que incluía una maqueta de cartón. Esta última representando el cerro Chacarillas, el mismo lugar al que aludían las páginas de diarios mostrando el acto del 9 de julio de 1977, recordándonos la vergonzosa escena.

Fotografía: http://www.departamento21.cl/

Registro de la sala. Cortesía de D21.

La instalación también estaba compuesto por diferentes objetos tratados en múltiples técnicas, hasta cierto punto emulaba el ejercicio pictórico de la mirada, la reflexión de los objetos, del cuadro ventana que intenta representar la realidad a través de la perspectiva y las soluciones compositivas que ofrece. Todo esto, a través de la proyección luminosa de unos pequeños árboles que giraban, tal como si estuviésemos contemplando la misma maqueta ante su condición escultórica que nos obliga a rodearla.

Todo esto conlleva también preguntarse sobre las representaciones de ese espacio a partir de la materialidad misma, su fragilidad y concordancia con el paisaje local al que alude la muestra. Un paisaje está en transformación y guarda en sí mismo las manchas de los acontecimientos, la biografía de un país forzado y violentado por su propia historia. La importancia de esto es que nos revela un inicio y el camino por el cual transitan las obras. Da luces sobre la pregunta acerca de la condición del arte joven y su denominación como tal, que podríamos afirmar está constantemente siendo repensada.

Fotografía: http://www.departamento21.cl/

Registro de la sala. Cortesía de D21.

 

Lo contemporáneo, por definición se asemeja a lo simultáneo, la cual se combina con la complicidad de la mutua existencia obligada a compartir los mismos códigos, espacios e historias. Puede sonar redundante, pero el registro, la experimentación y las anécdotas que evocan las obras son cosas que van de la mano con una historia y una tradición compartida. Ivo y Jorge no solo compartieron la tradición formal de su escuela, Ivo y Jorge compartieron una historia, compartieron la ciudad y las anécdotas que todos compartimos a causa de lo que significa vivir en Chile.

Estas temáticas se han esmerado en elaborar los Sub30, los jóvenes de la pintura en Chile y este comité central. Quienes reflexionan y experimentan con nuevos materiales, herramientas y modelos representacionales, intentando encarnar esa experiencia colectiva sobrepasada por el neoliberalismo y los medios de comunicación. Las obras llegan a ese espacio común, a esos momentos que todos vivimos, a las calles por donde todos transitamos y a los objetos que consumimos casi sin darnos cuenta. De este modo, se representa la vida desde los vínculos y la intimidad que generan los espacios comunes de la ciudad. Son las condiciones de una generación que pareciera no impresionarse con nada externo y que por el contrario, dirige su mirada hacia el interior.

Fotografía: http://www.departamento21.cl/

Registro de la sala. Cortesía de D21.


“Comité Central de la Pintura Chilena”

Curada por Gonzalo Díaz

Ivo Vidal y Jorge (Jojo) Salazar

D21 Proyectos de Arte, Nueva de Lyon 19, departamento 21, Providencia, Santiago de Chile

Desde el 21 de agosto hasta el 17 de septiembre de 2014

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *