El insospechado decantar de las imágenes

M A N I F I E S T O


 

El insospechado decantar de las imágenes


 

Anónimo

1. Nuestras identidades son irrelevantes para el desarrollo del movimiento político ciudadano en Chile. Somos todos agentes activos e integrantes de un sólo flujo social que se ha gestado más allá de nosotros por circunstancias históricas. Aquello nos posibilita comprender que el proyecto no es obra de nuestra individualidad, sino que es la expresión de un imaginario colectivo.

2. Involucrados en el proceso político ciudadano. Asumiendo la carencia que la sede Las Encinas de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile tenía al no aportar desde sus propias disciplinas a la movilización, nos volcamos a la tarea de producir visualidad contingente al carácter político-carnavalesco que las formas de la movilización habían comenzado a revestir. Adherimos a un proceso de transformación social aportando cada uno según sus capacidades y conocimientos; en nuestro caso: por participación espontánea en la producción de visualidad estético-política.

3. Movidos por esa inquietud nos preguntamos: ¿a qué formas debíamos dar cuerpo? Entonces ocurrió un suceso que nos sigue fascinando. Pensamos y diseñamos un ‘Guanaco de cartón’ para el Paro Nacional del 30 de junio del 2011; en la que para nuestra sorpresa, se construyeron paralelamente alrededor de ocho guanacos distintos que pudimos rastrear en el país. En ninguna fase de la construcción recibimos noticias de la elaboración paralela de esos objetos. No poseíamos antecedentes ni referentes: el movimiento social pareciera habernos solicitado la parodia del carro blindado conjuntamente. ¿Cómo podría alguien sentirse el autor de esas elaboraciones?

4. Nos alineamos bajo la idea del anonimato; ni título ni autor. Ninguno de nosotros posee la potestad de reclamar los créditos de las obras para intereses personales, de lo contrario, el proyecto tendería a su inmediata disolución. Rechazar la noción de genialidad se nos presenta como un imperativo práctico. Para una dinámica horizontal que remezca el proceso mismo de producción artística es necesario resistir la autoridad del autor. Mientras que para estimular el flujo dinámico del proyecto es necesario resistir al nombre. Nuestro colectivo es innominado al igual que el conjunto de nuestras ideas que sólo adquieren coherencia y vida en su interrelación dinámica libre.

5. Se practica un proceso de ósmosis cognitiva. Las experiencias y conocimientos se transmiten mutuamente en la realización del trabajo colectivo. Para ello el principio de autogestión es imprescindible, ya que la subordinación a cualquier forma de financiamiento generaría una dependencia verticalista contraria a los fines colectivos horizontales. Se busca finalmente la sinergia más eficiente mediante el método de la libre iniciativa y asociación.

6. Somos testigos del nacimiento de un nuevo modo de incidir en la protesta política. Allí donde se extiende la inercia de la vida cotidiana, de las instituciones y de las tradiciones, resistir tras el planteamiento de un proceso de creación tal, es una labor que requiere perseverancia y constante replanteamiento. Su mayor enemigo es y será siempre la conciencia conservadora.

7. Acosados constantemente por el afán oportunista de nuestros contemporáneos que han buscado hipócritamente adjudicarse la creación de los objetos, hemos enfrentado sus intenciones reaccionarias. Y por lo mismo, hemos rechazado las entrevistas que la prensa, empeñada tradicionalmente en manipular la información, nos ha intentado arrancar. Ante la actitud reaccionaria, la nuestra ha sido la indiferencia, ¿cómo perder la oportunidad de circular por los medios de información de masas, cuando se ha volteado la mirada hacia el quehacer de las instituciones de educación chilenas? Sin duda ni embargo nos hemos negado, por ende denunciado la censura derivada de la edición. Hasta el momento ningún medio ha aceptado la publicación de nuestros textos y/o entrevistas íntegramente –sin edición ni censuras– y en cualquier caso, nuestra intensión no ha sido nunca darle circulación al proyecto a través de un medio consagrado a la farándula. Desde un principio buscamos desplazarnos por la calle, que es el único espacio en que el pueblo chileno históricamente se ha manifestado.

8. Cada construcción de visualidad surge siempre ante la contingencia desde lo más profundo de las vísceras. Se eleva por el sistema nervioso hasta aglutinar su forma en la mente de uno de nosotros, traduciéndose a proyección conceptual previo acuerdo y procesamiento racional de sus implicancias y problemas materiales. Su presentación es efímera ya que responde a una necesidad de representatividad. Cada acción tiende a su autodestrucción.

9. Se debe terminar a cada momento sin dar el proyecto por terminado. El cierre del proceso sucede espontáneamente al igual que la convocatoria inicial, es el propio flujo material y simbólico de la sociedad la que determina el trazado de los objetos emergentes. No tenemos ni pretendemos el control del destino de las imágenes.

10. La realización efectiva de lo antecedente decanta en lo subsecuente:

10.1. Mímesis del carro policial para con ello apoderarnos de su rendimiento simbólico. La inversión operada por un Guanaco de cartón en escala 1:1 implica que su emulación lo extraiga de su contexto cambiándolo de bando. Avanza con nosotros, nos presta ropa, apaña nuestras demandas. Es la imagen invertida de un objeto destinado a la violencia social de la represión estatal. Pero contra la normalización de esa opinión, decidimos, operando dentro del orden simbólico, hacer estallar su imagen, devolviéndola al cauce de la realidad social mediante su destrucción. El incendio del carro alegórico frente al Palacio de la Moneda remeció su asimilación primaria, como objeto de carnaval, para situarlo dentro del plano del conflicto al cual su imagen hacía referencia.

 
 
1
 
2
3
 
 
4 5
 
 

10.2. Con inmutable sonrisa prefabricada avanza entre el abucheo y la pifia masiva. El doble paródico del entonces presidente de la república y representante del ala golpista, Sebastián Piñera, avanzando sobre un carro romano. Consistió en la escenificación del sometimiento, mediante la circulación entre la muchedumbre de un grupo de estudiantes maltrechos y desgarbado que remolcan el carro romano estilo imperial. Un simulacro caricaturesco de Piñera, que consistió en una cabeza de resina de un metro, sobre el cuerpo disfrazado de uno de nosotros. El tirano sometía a los estudiantes con un látigo, al tiempo que exhibía logos de sus empresas, y las cifras de sus ingresos financieros.

 
 
6
 
7
 
 

10.3. Despliegue de quince lienzos con la frase LA EDUCACIÓN CHILENA ESTÁ EN CRISIS traducida a distintos idioma. Arameo, mapudungun, árabe, italiano, francés, chino, ruso, croata, belga, inglés, coreano, griego, alemán, portugués y hebreo. Quince idiomas entre los que el español no se encontraba presente, haciendo alusión al sentimiento social derivado de la política de ‘oídos sordos’ del gobierno: ¡en qué idioma te lo digo! Luego, la circulación vía internet del registro de la acción, apelando a su visibilidad internacional.

 
 
8
 
9
 

10.4. Desplazamiento de un simulacro de un bus del Transantiago entre la marcha. Una veintena de personas transportaba una réplica de ‘bus oruga’ sobre cuyas ventanas se encontraban caricaturas grotescas de los políticos que han caído históricamente en una crisis de legitimidad; frente a lo que se plantea la burla sarcástica.

 
 
 10
 Foto cortesía de Iñaki Gabriel Uribarri
 
_
 
11
 

10.5 Apropiación simbólica de los martillos de la célebre película The Wall de Pink Floyd. Los martillos son al mismo tiempo una herramienta de construcción y destrucción. En el film representan el poder de un régimen fascista ficticio. En la apropiación irónica su operación desprendida del contexto de origen funciona como la apropiación de la soberanía política por parte de la ciudadanía que el Estado neoliberal le ha raptado. Es el deseo consumado en un nivel simbólico del derecho a construir y destruir lo social, por y desde la sociedad misma.

 
12
 
13
 

10.6 Irónica fue la quema de la estatua de la justicia en frente del Congreso Nacional. (proyecto pendiente)

14
 

11. La postura de resistencia a la divulgación manoseada de las ideas a través de la prensa elitista, se basa en la administración táctica del silencio. Lo innombrado y oscuro produce conmoción. El silencio siempre guarda un secreto. Los secretos producen curiosidad y la curiosidad búsqueda. La búsqueda de significación conceptual produce reflexión. Por último, abrir el sentido del proyecto y sus proyecciones para desplegar pensamiento. Apelamos a vehicular sugerencias, raptos, asimilaciones y eyaculaciones a la cultura oficial para construir nuestro propio lenguaje como sociedad.

 
 

-Octubre 2011

 
______________________________________________

APÉNDICE

La estatua de la justicia que permaneció por más de un año guardada en las bodegas de la Facultad de Artes, fue incendiada enfrente del ‘monumento a los héroes de Iquique’, en plaza ‘capitán Prat’, Santiago de Chile, el día 11 de abril del 2013. El evento constituye el inicio de un nuevo proceso de movilizaciones por el derecho a la educación gratuita en Chile y la consecutiva transformación social. A la marcha asistieron alrededor de 120.000 personas que desfilaron en una inmensa columna desde Plaza Italia hasta Estación Mapocho. A las 13:20 se dio inicio al fuego de la imagen de la justicia griega congregando la atención de buena parte de las miradas que merodeaban. El fuego duró 40 minutos, tras los cuales la estructura de la estatua exhibió poéticamente su balanza declinada, agotada en un vano intento de justicia dirían algunos, rendida a la voluntad despiadada de una humanidad ciega según otros. La destrucción de aquel símbolo universal es la inauguración del segundo oleaje de carnavalización en la sociedad chilena.

 
 
 
15
 
16
 
17

Mayo 2013

 

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *