Martín Chambi: “La luz de la tierra. Fotografía” por Camilo Rojas

Por Camilo Rojas


A propósito de la bienal de Arte originario, Chile 2016, organizada por la productora del mismo nombre, empresa cultural que desarrolla proyectos de difusión de la artesanía tradicional y actual de Chile y Latinoamérica desde el año 2006, se encuentra en las salas de exposición de la Corporación Cultural de Las Condes, por gestión de Verónica Besnier, curadora y académica, en alianza con la embajada del Perú: “Martín Chambi. La luz de la tierra. Fotografía”. De origen campesino, Chambi nace en las cercanías del lago Titicaca, en el departamento de Puno, Perú, misma ciudad en la cual tiene sus primeros acercamientos a la fotografía. Desarrolló una vasta trayectoria como foto-reportero en diversos medios de prensa; La Crónica, en Perú, La Nación, en Buenos Aires, e incluso parte de su carrera la desarrolló en Chile, trabajando para El Mercurio.

Asociado al clima intelectual de los indigenistas, abogó por reivindicar la imagen del indio y la de los mestizos, rechazó las derivaciones y la persistencia de prácticas que se desarrollaron en la colonia, tales como la servidumbre y la esclavitud. Así, su trabajo fotográfico, en gran medida se basa en la representación del modo de vida sincrético y de las expresiones que sobrevivieron a la extirpación de idolatrías y rituales emprendida por la conquista española. De su producción, la cual bordea los 30.000 revelados, destaca su precisión en el encuadre y el riguroso tratamiento de la luz, característica que queda evidenciada en algunas de sus fotografías a contraluz.

Por tres grandes motivos transita el ojo atento de Chambi: la vida en la urbe y cuestiones asociadas al trabajo, las festividades y el reencuentro con la civilización incaica prehispánica. Una gran parte de su trabajo lo realizó en Cuzco, Perú, lugar al que se traslada en 1920, y en donde trabajó registrando las actividades de la alta clase social. Acá, encontramos una actitud casi subversiva en su actuar (Imagen 1). A pesar de que el protagonismo de la imagen sea de la pareja de novios y sus invitados, al lado derecho de la fotografía, aparece un indígena. Esta acción, formaba parte de uno de sus requisitos para llevar a cabo su trabajo. Pareciera que por medio de su trabajo, Chambi, es capaz de otorgar el orgullo y la dignidad, arrebatados a su pueblo. De esta forma, la presencia de indígenas en sus fotografías constituye una suerte de resistencia a dejar atrás la figura del hombre autóctono.

imagen 1
Imagen 1: Cortejo de Boda-Cusco. Martín Chambi.
Imagen 2: Bailarín de diablada. Martín Chambi

Las fiestas paganas, procesiones y carnavales, por otro lado, también forman parte de los registros del fotógrafo. La fiesta religiosa es uno de los puntos de encuentro en el que los indígenas se sienten con mayor libertad, es el lugar para expresar la ironía y vivir el carnaval (Imagen 2).

Finalmente, las imágenes de guaca, lugares sagrados y sitios arqueológicos de la vida del Inca antes de la llegada del hombre español, fueron asunto predilecto de Chambi. Tras el re-descubrimiento de Machu Picchu, este sitio se volvió un lugar recurrente de Chambi al cual dio lugar en sus fotografías. De este lugar, dejó una gran colección (Imagen 3).

La muestra consta de 90 reproducciones análogas, incluidas cuatro fotografías de la estadía del autor en Chile. Además, durante el recorrido, se exhibe gran parte de lo que fueron sus artefactos fotográficos (Imagen 4), y el visionado del documental de la BBC: “Martín Chambi y Los herederos de los Incas”. El día domingo 5 de junio es la fecha límite para visitar la exposición.

Imagen 3: Machu Picchu. Martín Chambi.
Imagen 4: Cámaras de Martín Chambi.

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *