Un puño desbordado de epílogos. Sobre ¿dónde es aquí? de valeria flores (Bocavulvaria Ediciones, 2015).


 

Un puño desbordado de epílogos. Sobre ¿dónde es aquí? de valeria flores (Bocavulvaria Ediciones, 2015).

 

Por Jorge Díaz


PORTADA

Diseño de portada: Fernanda Guaglianone.

una sola será mi lucha y mi triunfo;
encontrar la palabra escondida

Stella Díaz Varin

Como no tenemos lugar, tenemos que inventarlo. Más bien habría que decir: habitamos un lugar pero queremos tener un aquí. Vivimos en diferentes espacios geográficos tratando de localizar el cuerpo que tenemos, tratando de establecer una biografía de nuestros tiempos dañados. Hemos nacido en diferentes lugares pero no se nos ha entregado nuestro aquí. No nos basta con el territorio nacional. Transitamos espacios donde vivimos y donde tenemos que hacernos de otro aquí para vivir. Un aquí donde sobrevivir, donde tengamos una posibilidad. Un aquí puede significar establecer un vínculo, una palabra o un espacio donde existir. Un aquí pueden ser nuestras hermanas en el activismo, puede ser el tiempo que le robamos a la dominación. Porque los aquí de la disidencia sexual están en nuestras palabras o imágenes. En nuestra política radical de la amistad. O en los espacios que están por inventarse, donde es la experimentación, el riesgo y el compromiso con lo minoritario lo que nos mantiene en pie. Y es así como entre esas palabras aparece siempre valeria flores con sus poéticas que nos implican, que son como un territorio fragmentado donde refugiarnos, donde hacernos de un aquí.

valeria flores, deslenguada en la escritura y militante con la poesía se involucra una vez más en este libro con aquella sutil orfebrería del lenguaje que el feminismo ha sabido hacer suyo como signo vital. Escribir es así un signo vital.

2

Foto de la perfomance para la presentación del libro  ¿dónde es aquí?  14 de marzo del 2015. Córdoba, Argentina. Fotografía: Celeste Onaindia.

 

¿Dónde es aquí? de valeria flores es un libro que transita sin descaro entre la prosa poética y el manifiesto de un “yo” abatido que no se cansa de preguntar por el lugar o mejor dicho, por el no-lugar de su aparición.

En este libro, valeria convive entre fragmentos de mapas y lugares rasgados por lenguajes barrocos para manifestar sus dudas sobre lo que sería tener un lugar, mejor dicho: un aquí.

“¿Por qué para mí decir casa siempre fue decir mientras?” dice.

¿Qué significa iniciar un libro, un texto, un escrito con una pregunta? ¿Qué fuerzas de enunciación, qué ejercicios de presencia o qué desafío en las poéticas de la escritura abren la posibilidad de iniciar un diálogo con una interrogante?  ¿Qué busca ese signo ortográfico que al menos en español, abre y cierra las frases que ponen en suspenso su mensaje? Escribir desde la pregunta significa el posicionamiento de quién más que entregar verdades absolutas o clausuradas prefiere el tanteo, la ambigüedad y la inseguridad como política de enunciación.

1

Fotografía: Celeste Onaindia.

 

¿Dónde es aquí? se constituye de aquellas escrituras que formulan cuerpos que se sofocan, que se preguntan así mismo sobre la biología de su constitución y que desconfían de los relatos esperanzadores de un “hombre nuevo”, aquella utopía de las izquierdas que siempre terminan por ser machistas y homofóbicas, cuando menos conservadoras.

En el libro hay una insistencia poética por establecer borradores sobre un lugar incierto que como un atlas del desamparo nos permite ubicar la pérdida. Una pérdida amorosa o política, una pérdida de un amor en extravío. En este libro valeria le habla a un tercero apostrofando una intimidad sin velos tupidos sino más bien una intimidad hecha de palabras que se queman, que forman humo y asfixian al lector. Una desorientación de cuerpos donde se dilatan los anos o crecen los clítoris imponiendo así una mirada monstruosa que se compromete con el sexo como lugar político de enunciación. Un lugar incómodo tanto a la poesía militante como al activismo que no quiere ser leído en metáforas.

 

Vivimos en un tercer espacio

El teórico post-colonial Homi Bhabha ha insistido en hablarnos del “tercer espacio” como aquella construcción de un ¿dónde es aquí? dentro de un paisaje extranjero.

Me refiero a ese aquí que intenta construir cierta hospitalidad y pertenencia en los lugares que construyen inmigrantes dentro de nuestras ciudades como peluquerías o comedores. De alguna manera cuando dejamos los lugares conocidos para interrogar nuestro mapa y nos involucramos con nuestros hermanos en estos sitios podemos ser parte de aquel espacio intersticial del testigo, un testigo que es también un inmigrante pero digamos que de otra manera. Son estos “terceros espacios” los que les han permitido sobrevivir en lugares siempre hostiles a cualquiera que no tenga la piel o los ojos o las manos iguales a las de una raza que se identifica erróneamente con lo blanco. Lugares que parecen iguales, peluquerías colombianas en Chile, New York o Bogotá que bajo una fotografía son casi idénticas. Lugares que más allá de su ubicación geográfica demarcan una estética, una disposición de cuerpos, de costumbres y sabores que les parecen más propios. Es entonces a partir de estos espacios que surge la pregunta, ¿dónde es aquí? ¿qué significa trabajar en la construcción de ese espacio de ambigua contención que algunos se construyen para sobrevivir?. Espacios que son puro aquí, que quizás olvidan el dónde. O puede ser que el dónde está tan involucrado que entre lugar y lugar se pierde.

100998600.1

Imágenes de la video instalación en dos canales: Ramallah/New York, Emily Jacir (artista Palestina), 2004-2005. Imágenes rescatadas por el teórico Homi Bhabha para evidenciar el cuestionamiento del ¿dónde es aquií

 

No es casual entonces que ¿dónde es aquí? de valeria flores insista en esta pregunta. Un cuestionamiento sobre el lugar, el posicionamiento o la localización en que el feminismo y las disidencias sexuales llevan mucho tiempo preguntándose. Una pregunta que nos ronda y en la que valeria flores quiere ir más hondo y espeso esta vez, en este libro.

3

Portada del libro Deslenguada, desbordes de una proletaria del lenguaje. Ediciones Ají de Pollo, 2010.
Descarga gratuita: https://drive.google.com/file/d/0B6c50cj7OLy8bE1KYzNVZDkteUk/edit

 

Sin embargo en ¿dónde es aquí? de valeria flores se ensaya con otro registro que no habíamos leído en sus últimos libros. Ya no es sólo la lesbiana, feminista, activista, maestra, cuir, heterodoxa. En el libro podemos leer el registro de un yo poético que tantea entre posibilidades de lugares o cuerpos. Un yo en extravío. Es entonces ese espacio el que se toma sin permiso para explicitar además de su cita comprometida y situada que leímos en Deslenguada, desbordes de una proletaria del lenguaje (ediciones ají de pollo, 2010), el ojo bizco de las infancias disidentes en Chonguitas, masculinidades de niñas (editorial La Mondonga Dark, 2013) o las pedagogías críticas de sus Interruqciones (editorial La Mondonga Dark, 2013)  su posición de nómada que busca un aquí.

5

Portada del libro Interruqciones, Ensayos de poética activista. Escritura, política, pedagogía. Editorial La Mondonga Dark, 2013.

 

Si valeria flores sabe de figuraciones para hacerse de una poética, en ¿dónde es aquí? la figuración ha devenido como en una bio-física de la palabra a una pregunta que sobrepase la bidimensionalidad del espacio-tiempo que habitamos a un hipervolumen comprometido y minoritario del aquí explicitado como pregunta en el libro.

“¿Qué armas tomar para fabricarse un aquí?” se pregunta valeria casi al final del libro. Y pienso en las armas de la escritura y en la distancia que me permite escribir sobre este libro desde Santiago de Chile. Unas distancias que se acortan y que me permiten estar con valeria, a través de sus libros, allá, en argentina, con ella y sus letras.

Letras que son armas como puños ingresando a la historia, a esa historia escrita por hombres heterosexuales para trozarla hasta comenzar de nuevo con el puño desbordado de epílogos.

Epílogos que seguramente serán profundamente feministas.

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *