Negro Matapacos: Emblema de resistencia

Marcel Solá, 08 de enero de 2020, Instagram @marcelsolaart.

Por Sofía del Real (Akira)

Durante el denominado Estallido Social del 18 de Octubre en Chile, el arte se encuentra muy presente en la mayoría, y me atrevería a decir que en todas las manifestaciones. Una de las más icónicas formas de expresión artística dentro de estas y que se volvió un símbolo de resistencia y lucha contra un sistema opresor durante estos tiempos de revolución, e incluso desde mucho antes (2010-2011 en adelante) es el Negro Matapacos.  

La obra del Negro Matapacos del escultor chileno Marcel Solá (@marcelsolaart en Instagram) a lo largo de las manifestaciones sociales sufrió variados cambios y modificaciones y fue vista en diferentes lugares, tanto en Santiago como en Valparaíso. Esta representación del Negro Matapacos retrata la figura de un quiltro negro que en los inicios de las manifestaciones estudiantiles del año 2010-2011 fue muy reconocido por acompañar a los estudiantes en sus movilizaciones y marchas y atacar a Carabineros (o pacos, como les decimos coloquialmente); siempre tenía en su cuello amarrada una pañoleta roja, blanca o azul, pero generalmente se le reconoce con la de color rojo.

A pesar de que este perro murió en Agosto del 2017, sigue siendo recordado y más ahora en tiempos de revolución. La razón por la que se quiso hacer una gran escultura de este personaje en particular, fue porque el artista depositó en él, la carga de representar a todos los chilenos en nuestra calidad de mestizos, de ser quiltros callejeros, nosotros habitamos las calles y las recorremos igual que un perro quiltro. Que esta escultura haya sido creada con materiales reciclados desde las mismas movilizaciones y marchas tampoco fue al azar, en la mayoría de los casos, estos materiales tienden a ser destinados como desechos, como sobras de otros, pero la situación ambiental de nuestros días nos obliga a pensar en el reciclaje, y más cuando este reciclaje tiene una carga simbólica importante, porque dió forma a la marcha, a la manifestación, a la barricada, pero tambien al negro matapacos.

La escultura del negro matapacos mide aproximadamente 2 metros de alto, tiene un diámetro cercano a los 3 metros y pasó por cuatro etapas durante octubre-noviembre de 2019: papel reciclado recubierto con pintura negra, solo el soporte o estructura, flores y por último, hojalata. En su primera etapa, la obra constaba de un soporte de base metálica, hecha a partir de vallas papales -que fueron destrozadas en las primeras marchas- que le dan forma al perro y una cubierta de materiales reciclados de las mismas manifestaciones (papel de diario, pancartas de protesta, botellas, etc.) pintada de negro para dejar más en claro que se trata del Negro Matapacos. Lo que quedó de las primeras manifestaciones, todos los residuos, desechos y basura le dieron forma a este primer Matapacos, el material con el que estaba hecho le brinda un nuevo significado.

Marcel Solá, 14 de abril de 2020, Instagram @marcelsolaart.

La primera exposición de esta escultura estuvo donde limitan el Parque Bustamante y la Plaza Dignidad, y gracias al material del que estaba hecha, la que la hacía muy liviana y transportable, es que se fue desplazando con las manifestaciones gracias a los mismos manifestantes. Esta escultura fue muy bien recibida por gran parte de la comunidad (exceptuando a las personas que no apoyan la defensa de los derechos humanos y la dignidad de las personas) pues, como se dijo anteriormente, este personaje tiene una historia muy reconocida y muchos le tenemos un inmenso cariño al Negro Matapacos. Volver a verlo presente dentro del estallido social hizo rememorar el espíritu de lucha que lo caracterizaba y de alguna forma despertó muchas emociones en la gente que fue parte de las manifestaciones estudiantiles de años pasados como  también entre  las personas que no forman parte de manera física de marchas y protestas  pero que comparten información por medio de las redes sociales, lo que  los hacen formar parte de las manifestaciones pero de manera diferente a lo que  normalmente acostumbramos a ver como un manifestante promedio o estereotípico. Las personas, sin esperarlo, fueron las que le permitieron al negrito ser parte activa de esta revolución denominada “Estallido Social”, a pesar de que el verdadero Matapacos no estácon nosotros fisicamente, sigue muy presente.

La segunda exposición se considera la más trágica e injusta para muchos, una mañana la escultura amaneció completamente quemada junto con algunas bancas pintadas de verde y blanco en clara señal de apoyo a Carabineros (quienes están totalmente en contra de los ideales que representa la escultura), quedando únicamente la estructura de fierro que estaba bajo su revestimiento negro.

Pero fue gracias a este incidente que se generó la tercera exposición de la escultura -y la más hermosa a mi parecer-, consistió en re-armar al Negro Matapacos en el mismo lugar donde lo incendiaron con la misma estructura de fierro, pero ahora cubierto de plantas y flores, una señal multicolor de expresión natural demostrando a los espectadores, que el carácter del pueblo es similar al del negro matapacos, el que después de ser destruido por un ataque sin razón, ni objetivos concretos, se levanta y florece y se mantiene con más fuerza.

Fue una forma de resistencia que llamó muchísimo la atención, sobre todo a Marcel Solá -el artista detrás del Matapacos- puesto que él no participó, ni organizó la reconstrucción de su obra, en una entrevista, comentó la intención o motivación que tuvo con esta nueva etapa de la escultura:

Marcel Solá, 27 de novimebre 2019, Instagram @marcelsolaart.

“Yo [me] estaba dedicando a montar otra estructura fuera de Santiago en el momento que ocurrió el evento incendiario, y al cabo de un rato, al coordinar con el equipo de la escultura para recolectar las estructuras originales que se salvaron del incendio, las mismas personas de forma desinteresada y solidarias habían ido a reconstruir este ícono con flores y hojas” (M. solá, comunicación personal, 21 de Diciembre del 2019).

La reconstrucción de la escultura que dio vida a esta tercera exposición fue totalmente espontánea y colectiva, Solá comentó que “Desde ese punto de vista, la etapa que la misma gente desarrolló, es la etapa en la cual ha estado más vivo que nunca el monumento a Matapaco” (M. solá, comunicación personal, 21 de Diciembre del 2019), el pueblo restauró con material orgánico la obra y no hubo ninguna convocatoria, este hecho fue sumamente simbólico, puestos que las mismas personas fueron las que tomaron la iniciativa en esta etapa, e incluso  que se llevara a cabo con flores, hojas y ornamentos naturales para que comunicara esa misma unión. Fueron y son las mismas personas las que mantienen y cuidan este icono, Solá declaró que “Llegaron flores y muchas donaciones de distintos sectores: La Pérgola de las Flores, Catorce de la Fama, Barrio Independencia, para ayudar a este constructo que la gente desarrolló tal vez sin ningún punto de vista artístico o estético, desarrollaron una obra sumamente interesante dado que revistieron esta estructura”. (M. solá, comunicación personal, 21 de Diciembre del 2019).

Ya en la cuarta exposición y hasta ahora última, que se está llevando aún a cabo, la cubierta de la escultura es de hojalata, un material mucho más resistente y que aguanta de mejor manera posibles ataques futuros, actualmente se encuentra en el Museo del Estallido Social, ubicado en Dardignac #0106. (esquina constitución) Barrio Bellavista, dado al contexto de pandemia actual, el museo está abierto al público pero con un aforo reducido.  Es relevante aclarar que la escultura ha pasado por diferentes lugares y por tanto, ha estado presente en diferentes manifestaciones, tal como lo hacía el Negro Matapacos.

Ya en el año 2020, y dentro del contexto de pandemia en el que nos encontramos, se ha visto en pausa el movimiento social, pero cuando todo el confinamiento acabe creo que estamos bastante conscientes de que volveremos a las calles a luchar tal como lo hizo el Negrito Matapacos.

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *