Apuntes sobre Circuito Temporal


Apuntes sobre Circuito Temporal


Galería Temporal 2013

Galería Temporal es un proyecto que surge en 2010 y mediante el financiamiento FONDART,  es ejecutado entre 2011 y 2012. En esa primera instancia se presentó un artista por mes, en la vitrina del local 5, ubicado en la Galería Alessandri (Huérfanos #1160). A principios de julio de este año, fue inaugurado su segundo ciclo de exposiciones bajo el nombre de Circuito Temporal. El recorrido en esta ocasión tiene como eje al Paseo Huérfanos y contempla tres vitrinas. En un tramo de seis cuadras están repartidas tres muestras, las que irán cambiando mes a mes (hasta a octubre), cada una corresponde a un artista cuyo trabajo se vincula con un concepto. De poniente a oriente nos encontramos con: Espacio (#1373), Representación (#1160) y Objeto (#875). Cada una de estas palabras, tal como lo explicitan los curadores, tiene una estrecha relación con la historia de las artes visuales y se mantendrán en las vitrinas hasta que termine la temporada.

El proyecto curatorial es un entramado complejo, ya que considera puntos diversos que van desde el estatuto del espacio exhibitivo, hasta la vinculación de la obra con temas propios de la tradición artística. El punto cúlmine de la exposición es la muestra, no obstante es construido todo un aparataje previo que me parece pertinente acotar.Recorrido Galería Temporal

Galería Temporal, no es una galería en el sentido tradicional del término. En una primera instancia, porque está determinada por la noción de temporalidad. Lo lógico es que las muestras sean temporales, mientras que la galería permanece, no obstante en ese desaparecer se encuentra gran parte de su potencial y un vínculo a esas galerías que están hechas para permanecer pero que por razones propias de la precariedad del campo terminan siendo temporales. Y en segunda instancia, por el lugar escogido. La intervención en vitrinas de galerías del centro de Santiago, hace que éstas sean resignificadas, explotando ese carácter exhibitivo que le es intrínseco, pero volcándolo ahora al arte. Esto tiene como resultado una ambivalencia, ya que los objetos comerciales son ahora reemplazados por objetos artísticos, los que en galerías de arte tienen un valor comercial, pero que en esta galería están simplemente siendo exhibidos, respondiendo a la necesidad de generar nuevos espacios para el arte contemporáneo, que apuestan por un público poco asiduo al arte.

Circuito temporal es entonces una apuesta por sacar al arte de los lugares establecidos para la exposición, esto tiene como consecuencia directa que existan dos tipo de espectadores, uno que denominaré como enterado y el otro como fortuito. Este último, es aquel que transita la galería y se encuentra con una vitrina distinta a lo usual, provocándose una relación con la obra, independiente de cómo esta sea.

El espectador enterado que recorre huérfanos en busca de las vitrinas indicadas revive una tradición que pertenece a un Santiago de otro tiempo, en el cual las galerías marcaban pauta, porque eran lugares donde se vivía la experiencia de modernidad. Esto era fundamental para el Chile de principios de siglo que quería ser el París de América Latina. El verbo vitrinear según lo constatado en la RAE es propio de Chile y si bien no tengo certeza, pienso de manera inmediata que surge en estas galerías que ahora recorremos en busca de obras. Retomando el verbo, vitrinear es la acción de mirar vitrinas o escaparates, pero que no implica adquisición, tal como si se nos hubiese dado el dato de tiendas donde se venden zapatos vitrineamos en busca del escaparate preciso que ahora exhibe arte. Acercarnos al dueño de esa vitrina y conversar sobre lo que se está exhibiendo es otra experiencia parte del circuito, que a mi parecer enriquece más la idea original de Galería Temporal, puesto que quien era un potencial espectador fortuito ‒a saber el dueño de la vitrina‒, se transforma en el recepcionista de la muestra y en el encargado de introducirte al asunto de la obra o incluso del proyecto.

El “entramado complejo” que representa Galería Temporal tiene que ver con lo anteriormente expuesto, el circuito implica cuestiones que visitar una galería tradicional no ofrece. Específicamente el pensar al espacio exhibitivo como algo más que el lugar donde encontramos arte y las obras simplemente se disponen para el espectador enterado, ahora son este y el fortuito quienes deben dar forma a lo que entiende como exhibición, a través de un recorrido que no sólo implica ver obras, sino que también relacionarse con un entorno particular, significado personalmente por los recuerdos que se tienen de las múltiples galerías santiaguinas.

No hablar de las obras propiamente tal, es una decisión que busca ser una invitación extendida a realizar el circuito temporal al menos una vez al mes, para encontrarnos con distintos artistas y propuestas en la escena local.

Poco antes de terminar este texto me encuentro con una notificación en facebook que me invita a “recorrer las tres vitrinas del proyecto Circuito Temporal junto a los artistas que actualmente exponen en ellas”, esta es una oportunidad que me parece absolutamente pertinente y que corrobora lo singular del proyecto, sumando otra forma de trazar la ruta de la mano del “espectador” más enterado, es decir, el propio artista.

Mariairis Flores Leiva



Caminata por Circuito Temporal

Martes 23 de julio

18:00 hrs

El punto de partida será la vitrina ubicada en Huérfanos 1373, local 25 (esquina Amunátegui).

Para más información acerca de esta iniciativa, les recomendamos el siguiente video.

http://www.youtube.com/watch?v=q4kAJhe-UBc

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *