“COLOSOS: escultura contemporánea en Chile”. En la búsqueda de algo que nunca tuvimos.

“COLOSOS: escultura contemporánea en Chile”. En la búsqueda de algo que nunca tuvimos.

Por Catalina Urtubia

El circuito local del arte contemporáneo se caracteriza por ser un ente escurridizo, tanto que incluso quienes pertenecen a él a duras penas pueden definirlo. Pararse en Ahumada a preguntarle a cualquier persona nombres de artistas chilenos es un ejercicio de devenir predecible y lamentable: de nombres se sabe poco, de generalidades mucho menos. Ante este problema, durante el último tiempo se han potenciado varios mecanismos curatoriales que buscan desesperadamente dar en el clavo con la esencia del arte chileno, los cuales terminan recurriendo a: 1. Retrospectivas de artistas chilenos activos en los 70-80; 2. La empecinada –y ya un poco molesta- idea de caracterizar un arte joven o una “escena emergente” (véase el último número de Arte y Crítica).

A propósito de esto vale la pena visitar Colosos: escultura contemporánea en Chile, abierta hace un par de semanas en la Galería de Artes Visuales de Matucana 100. Esta exposición, que sigue la línea curatorial que ha estado potenciando dicho centro cultural hace ya un tiempo bajo el liderazgo de Gonzalo Pedraza, busca generar un panorama sobre el arte en Chile desde problemáticas “transversales”: en este caso, la escultura contemporánea.

10154311_1381281625487174_790291016676498020_n

Inauguración “Colosos: Escultura Contemporánea en Chile”. Fotografía: Facebook Artes Visuales Matucana 100.

Resulta paradójico que sólo con unas semanas de diferencia se haya inaugurado, en un museo vecino a M100, SUB-30: pintura en Chile. Detengámonos un momento en los subtítulos de ambas exposiciones: las dos proponen como línea curatorial el pensar una generalidad del arte local con el objetivo de caracterizarla, sin embargo, en el caso de SUB-30 toma fuerza la idea de “generación” como eje argumental de los artistas que participan en la exposición. Ahora, el supuesto de que el rango etario de los artistas es suficiente para generar una problemática en la lectura de su conjunto es, por lo bajo, inocente (de esto ya ha hablado Diego Parra en este mismo medio).

Pero veamos lo que ocurre, a una cuadra, en M100. Colosos propone una curatoría más bien flexible, que omite la necesidad de un texto curatorial, emplaza las obras y dispone “reflexiones” (más bien explicaciones) de los artistas sobre su propio trabajo expuesto. Esta operación, que en primera instancia podría atentar contra la figura del curador en tanto que lo invisibiliza completamente, resulta de hecho interesante como propuesta curatorial al pararse en medio de las obras y preguntarse cómo interpretarlas como un conjunto. Da la sensación de que Colosos se presenta a sí misma como un punto de partida para pensar el arte local, ejercicio opuesto al que ocurre en SUB-30 donde se parte de la premisa de que la exposición es el resultado de una investigación sobre pintura en Chile.

10151850_1381281755487161_6016199791784003767_n

Inauguración “Colosos: Escultura Contemporánea en Chile”. Fotografía: Facebook Artes Visuales Matucana 100.

Por otro lado, Colosos propone pensar la escultura contemporánea local recurriendo en la mayoría de los casos a la monumentalidad. Este elemento llama la atención dentro de un medio donde la producción de obras se ve limitada por el constante problema de financiamiento, lo que decanta en un circuito marcado por lo precario de las materialidades. Además, en Chile la mayoría de las obras monumentales se producen al alero del financiamiento privado (que, como sabemos, quedamos cortos al decir que es escaso) o del FONDART, y con el objetivo de ser instalados en la vía pública (he ahí la inversión). Por lo mismo, resulta interesante el gesto que propone Colosos al hablar de “escultura contemporánea en Chile” desde ese lugar, aprovechando además el espacio único con que cuenta la Galería de Artes Visuales de M100.

Aquí no se recurre a elementos generalizantes, no se propone una visión particular del problema ni se detiene a caracterizar a sus artistas. Por el contrario, se plantea un problema transversal desde un terreno poco transitado en los espacios de exposición locales, y que sin embargo, trasciende la galería y apunta hacia la búsqueda de algo que nunca tuvimos: un arte local que se conoce a sí mismo.

________________________________________________________________

Colosos: Escultura Contemporánea en Chile
Artistas: Carlos Costa, Benjamín Ossa, Andrea Silva, Javier González Pesce, Camila Ramírez, Pilar Quinteros y Rodrigo Vargas
Galería de Artes Visuales, Centro Cultural Matucana 100
Entrada liberada, martes a domingo de 11 a 21 hrs.
Hasta el 8 de junio

 

 
 

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.